Cinco errores comunes al entrenar

El verano empieza cargado de incentivos para ejercitar nuestro cuerpo. Sin embargo, es importante recordar que la actividad física también necesita medidas de precaución. Aquí una lista de las fallas más comunes que cometemos durante los entrenamientos.

No es ningún secreto que la actividad física es importante para mantener un buen estado de salud. Basta con enumerar la lista de enfermedades que combate: “la actividad física reduce el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes, hipertensión, diferentes tipos de cáncer, como el cáncer de colón y de mamá, así como la depresión”, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Es importante no confundir la actividad física con el deporte. No es necesario practicar una disciplina, basta con realizar ejercicios que supongan un consumo de energía y el movimiento de los músculos. A continuación, una lista con los errores que debemos evitar al momento de ejercitarnos.

1. Calentar no es hacer estiramientos. Frente a toda creencia popular, los estiramientos antes de realizar una rutina de entrenamiento no son del todo positivos. “Está demostrado que los estiramientos pasivos reducen los niveles de fuerza y disminuyen la activación muscular. Por lo tanto, se suele recomendar realizarlos al final de la sesión de entrenamiento, para relajar los músculos”, señala el portal Women’s Health. Al iniciar el entrenamiento debemos mover las articulaciones que vamos a trabajar y así calentar la musculatura.

2. Una postura incorrecta. Es común que al inicio se guarde la posición correcta para iniciar una rutina. Sin embargo, conforme pasa el tiempo los músculos implicados se fatigan y entran en acción los músculos secundarios. “Se generan inercias, balanceos y cambios del centro de gravedad, desplazando la carga hacia otras zonas musculares y perdiendo efectividad en el objetivo del ejercicio, ya que el esfuerzo termina siendo realizado por músculos secundarios y estabilizadores”, afirma el blog SportLife. La consecuencia es un exceso de carga sobre superficies articulares, discos intervertebrales y tejido conjuntivo, lo que ocasiona lesiones a corto plazo.

Foto: vauva.fi

3. Cambia de rutina. Tampoco es inusual que nos enfoquemos en una sola rutina de entrenamiento, nunca falta el ejercicio favorito. Pero lo ideal es modificarla cada día. “El entrenamiento no siempre debe ser el mismo ya que el cuerpo se acostumbra, por eso es necesario variar tanto el tipo de ejercicios como la intensidad de los mismos para observar un progreso favorable”, asegura el portal Bekia Salud. Además, lo ideal es contar con los conocimientos de un entrenador que pueda organizar un programa de entrenamiento para alcanzar tus objetivos personales.

4. No comer lo suficiente. Realizar un plan de entrenamiento para bajar de peso, o tonificar nuestros músculos, no es sinónimo de matarnos de hambre. La falta de alimentos no nos ayudará a evidenciar los abdominales. “Huye del déficit calórico, ya que no comer lo suficiente ralentiza el metabolismo y aumenta el riesgo de sobreentrenamiento porque al cuerpo le faltan los nutrientes necesarios para la recuperación”, señala el portal Men’s Health. Así, a través del control de calorías y proteínas que consumimos, podremos obtener los resultados que buscamos.

Foto: Embody Fitness

5. Intentar abarcar todo. Otro error recurrente al momento de ejercitarse es intentar hacer todos los ejercicios posibles en poco tiempo. “Cuando empieces no trates de realizar todos los ejercicios ni de probar todo el material en un mismo día. Para conseguir abarcar todo primero tienes que pasar por una fase de adaptación”, aconseja GuiaFitness. Por ejemplo, hay personas que solo van al gimnasio los fines de semana; sin embargo, para mejorar la composición corporal, aumentar masa muscular y perder grasa, debemos entrenar mínimo cuatro veces a la semana.

Finalmente, no se debe dejar de lado algunas directrices básicas, pero que solemos olvidar cuando nos ejercitamos. Por ejemplo, debemos mantenernos hidratados a cada momento: antes, durante y después de cada rutina. Del mismo modo, descansar un periodo de tiempo es necesario para evitar la sobreexigencia muscular. “Los músculos necesitan una pausa de vez en cuando para recuperarse y progresar, si quieres marcar abdominales antes del verano no te vale entrenar solo dos meses antes; el desarrollo del musculo lleva un proceso que no debe forzarse”, concluye Bekia Salud.

Fuentes utilizadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *