Diabetes, la enfermedad silenciosa

     

La diabetes afecta a millones de personas en todo el mundo, incluidos niños y adultos. Sus efectos son serios por lo que es importante crear conciencia sobre esta enfermedad y sus consecuencias. Conozca qué hacer en el hogar para prevenirla.

A la diabetes se le considera una enfermedad silenciosa, debido a que la mayoría de pacientes no presentan síntomas. Recién cuando los daños son exteriorizados, es cuando la persona se da cuenta que sufre de este mal. Para evitar o posponer su aparición es urgente adquirir un estilo de vida saludable y por supuesto realizar chequeos médicos periódicos y preventivos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo hay 346 millones de personas con diabetes, cifra que probablemente se duplicará en los próximos veinte años. El aumento exagerado de esta enfermedad se relaciona con el envejecimiento de la población mundial y con el incremento de la obesidad y el sedentarismo.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se da cuando el cuerpo no produce cantidad suficiente de insulina (la hormona que regula la presencia de azúcar en la sangre) o no puede usarla en forma adecuada.

Hay varios tipos de diabetes. La diabetes tipo 1, se presenta cuando el páncreas no produce insulina y su causa se debe a una mezcla de factores genéticos y ambientales. La tipo 2, se presenta cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina. Esta última es la más frecuente. La OMS asegura que la diabetes tipo 2 representa aproximadamente un 90% de los casos mundiales. Surge sobre todo como consecuencia del sobrepeso y de la inactividad física. Algunas veces también responde a predisposiciones genéticas. En este tipo de diabetes, los pacientes pueden recuperarse si reducen su peso y controlan el consumo de azúcares. Por eso, en este caso, la diabetes es una enfermedad que se puede prevenir.

Un tercer tipo es la diabetes gestacional que sólo se produce durante el embarazo y que desaparece después de dar a luz. El problema con este tipo 3 es que muy frecuentemente es diagnosticada como Diabetes tipo 2 y puede generar problemas por mal diagnóstico.

¿Pueden los niños tener diabetes tipo 2?

Sí. En el pasado, se pensaba que sólo los adultos tenían riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, está comenzando a diagnosticarse la enfermedad en una cantidad creciente de niños y adolescentes. La OMS indica que este incremento se debe básicamente al aumento mundial de la obesidad y de la inactividad física en la infancia. Mucho tiempo sentados en el sofá viendo televisión y jugando juegos de video está pasando la factura a nuestros niños. 

Con el paso del tiempo, tanto en niños como en adultos, la diabetes puede generar problemas en  el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios, hasta causar la aparición de situaciones crónicas y provocar una muerte prematura. De no tratarse y diagnosticarse a tiempo, la diabetes puede provocar: ceguera, insuficiencia renal, ataques cardíacos, daño en los nervios y los vasos sanguíneos, la pérdida de los dedos del pie, problemas en las encías y en los dientes.

¿Cómo prevenir la diabetes?

Los expertos aseguran que la clave está en mantener un peso corporal sano y vigilar el nivel de azúcar, lo cual se logra llevando una actividad física regular y una dieta saludable (todo lo que se come tiene relación directa con la cantidad de azúcar presente en la sangre).

El ejercicio es esencial; ayuda al cuerpo a usar la insulina, a reducir el nivel de azúcar en la sangre, a controlar el peso, a brindar energía, a beneficiar al corazón, a regular los niveles de colesterol y a mantener bajo control a la presión arterial. “Al parecer, el ejercicio también hace que las personas se sientan mejor con respecto a sí mismas y que estén menos ansiosas.” Asegura el equipo médico de Familydoctor.

Por tanto, hace falta promover los hábitos saludables en el hogar. Evitar dar a los niños grandes cantidades de azúcares, en especial los refinados como confites, galletas, postres, panes, pasteles, helados, entre otros. Preferiblemente, el azúcar se debe consumir a través de las frutas, aunque en porciones igualmente racionales. Los padres deben predicar con el ejemplo; es básico en toda lección.

Fuente LaFamilia.info

Categoría: Otros | Comentarios: 0

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*