Picazón en la Piel

Prurito Acuagénico: ¿Picazón en el cuerpo sin razón?

¿Picazón sin razón aparente?

Faltan pocas semanas para que llegue el verano, y con él llega también el riesgo de sufrir algunas enfermedades y condiciones. Una de ellas es el deseo incontrolable de rascarse después de haber tenido contacto con el agua, condición llamada prurito acuagénico.

Algunas personas, luego de salir de la ducha, la piscina o el mar sienten ganas irresistibles de rascarse, a pesar de no encontrar ronchas ni lesiones dermatológicas notorias. El contacto de la piel con el agua puede ser el origen de esta sensación, ya que podría estar activándose uno de los tipos más comunes de prurito, el acuagénico. Las posibles causas de esta condición, que puede aparecer en distintas partes del cuerpo, son diversas y los tratamientos no han tenido resultados contundentes.

Para el doctor Adrián Pierini, del servicio de dermatología del Hospital Nacional de Pediatría de Argentina, “el prurito es el síntoma más común en Dermatología, dado que es el elemento predominante de los procesos inflamatorios y se lo define como una sensación desagradable que provoca un deseo, a veces compulsivo, de rascarse o frotarse la piel”.

Existen distintos tipos de prurito, diferenciados básicamente por la parte del cuerpo en la que se percibe la picazón y por sus posibles causas. Por ejemplo, son tipos de prurito el persistente, el episódico, el generalizado o el localizado. Dentro de este último grupo se especifican tipos como el prurito anal o el vaginal. También existen el prurito senil, el psicógeno, o el hematógeno. Un tipo de mayor detalle es el prurito en el embarazo, que según el doctor Sánchez-Méndez, de la Universidad Autónoma de Madrid, lo más probable es que sea un síntoma de diversas enfermedades propias de la gestación.  

El prurito acuagénico, que afecta principalmente a las piernas y los brazos, es uno de los tipos al que se le debe tener especial cuidado durante el verano. Según el Consenso Mexicano de Tratamiento del Prurito, éste se desencadena en corto tiempo después del contacto con el agua, independientemente de su temperatura, y no se acompaña de cambios visibles en la piel, a diferencia de las urticarias. La aparición de ronchas, por ejemplo, es un signo de urticaria, lo que descartaría el prurito, cuya sensación dérmica es muy parecida.

¿Cuáles son las causas?

La ciencia no ha logrado identificar las razones exactas del problema pero diversas instituciones ligadas a la medicina han estudiado posibles causas o condiciones que explicarían la aparición del prurito acuagénico.

Según Medline Plus, medio de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, existen diversas posibles causas para la aparición del prurito, como la piel envejecida, las quemaduras solares, las reacciones alérgicas, las infecciones, la resequedad de la piel, entre otras. Algunas de estas tienen mayores probabilidades de manifestarse durante el verano, acompañando al aumento de contacto con el agua.

Sin embargo, no todas las posibles causas están ligadas a condiciones de la piel ni a afecciones estacionales. Para el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, el prurito acuagénico puede ser un síntoma de la policitemia vera, una enfermedad que genera un aumento anormal de células sanguíneas.

Otro estudio sobre el tema, de la organización Médicos de Familia, señala como posible causa del prurito acuagénico el consumo de bupropión, un componente que, según Medline Plus, está presente en antidepresivos, medicinas para tratar el déficit de atención con hiperactividad, y también en tratamientos para dejar de fumar.

Diagnóstico y tratamiento

El Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos precisa que no hay un examen específico para diagnosticar esta condición, por lo que el diagnóstico se tiene que hacer descartando otras condiciones y enfermedades. “El tratamiento es un desafío. Los antihistamínicos, la fototerapia con luz ultravioleta, la terapia con psoraleno y diversos medicamentos se han usado con éxito variable”.

Dos observaciones fáciles de hacer para descartar la existencia de prurito acuagénico son verificar que no haya manifestaciones visibles en la piel y que la reacción sea rápida, apareciendo el picor a los pocos minutos del contacto con el agua y teniendo una duración de entre diez minutos y dos horas. Si no se cumplen estas condiciones, entonces no se tratará de un caso de prurito acuagénico.  

Una vez descartadas otras enfermedades o condiciones, surgen dos posibles formas de tratamiento: local o tópico, o sistémico. Por lo general, estas formas de tratamiento se utilizan en combinación. Las aplicaciones de medicinas sobre la piel permiten atacar el problema cuando está localizado, mientras que los antihistamínicos o sedantes por vía oral ayudan a tener un efecto en el sistema nervioso central, según indica el doctor Pierini.

Por otro lado, se puede recomendar algunos cambios de hábito que ayuden a disminuir los efectos del prurito acuagénico, por ejemplo, la elección de la ropa. El Consenso Mexicano del Tratamiento del Prurito, señala: “debe evitarse vestirse con ropas confeccionadas con telas sintéticas, como nylon y poliéster, al igual que la lana y la ropa forrada. El algodón y algunos tipos de seda disminuyen el prurito. No debe utilizarse vestimenta ajustada y que favorezca el roce”.

El mismo documento indica que la dieta también es un factor fundamental. “Existe consenso en cuanto a restringir el consumo del huevo, condimentos, alcohol, trigo integral, pescados y mariscos, carne de cerdo, enlatados, colorantes rojos y amarillos, frutos secos, chocolates, cítricos, lácteos y todo lo que libere histamina”.

Por su parte, la Academia Estadounidense de Médicos de Familia recomienda revisar los hábitos de baño: “si se baña con mucha frecuencia, esto puede resecar la piel. Trate de tomar baños o duchas más cortos y con agua tibia. Use diariamente un jabón suave para lavar su área genital y axilas. Use jabón en otras partes del cuerpo solamente dos o tres veces por semana”.

Convivir con el prurito

El Consenso Mexicano del Tratamiento del Prurito indica que esta condición puede afectar a la calidad de vida. “El prurito crónico produce trastornos en la vida personal del que lo padece. Altera el sueño, la atención escolar y laboral, impide las actividades recreativas y puede colaborar a la génesis de trastornos psicopatológicos de la familia”.

Padecer esta condición puede generar que los pacientes solo logren concentrarse en rascarse o frotarse la piel para disminuir la sensación de picor. La cantidad de horas que llega a tener esta sensación puede ser intolerable. Además, las formas a las que pueden recurrir quienes padecen esta condición para disminuir la picazón podrían generar otros problemas de salud, como quemaduras o heridas. Por esto, siempre es recomendable atender los síntomas y consultar con un especialista, en este caso un dermatólogo.

También existen otras formas de atender el problema. El Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos recomienda a las personas que tengan los síntomas de esta condición, acercarse a asociaciones de pacientes. En el caso del prurito acuagénico en el Perú, recomienda acudir a la Federación Peruana de Enfermedades Poco Comunes, en la que se encuentran pacientes de enfermedades y condiciones raras, y donde se puede conversar sobre la aparición de este tipo de problemas.

Aunque el prurito puede parecer inofensivo y se pueda subestimar sus daños, si se vuelve crónico será más difícil de tratar y los síntomas más molestos. Si bien esta condición no muestra heridas ni evidencias físicas, no deja de ser un problema dermatológico a tomar en cuenta para este verano, sobre todo si antes se ha experimentado picazón sin encontrar posibles razones, y especialmente después de haber tenido acceso a esta información.

Fuentes utilizadas:

  • Caballero, Castro y Blanco. Médicos de Familia: http://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-prurito-acuagenico-por-el-uso-13041213
  • Consenso Mexicano del Tratamiento del Prurito: http://www.medigraphic.com/pdfs/derrevmex/rmd-2006/rmd064f.pdf
  • Family Doctor, de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia: https://es.familydoctor.org/condicion/prurito/
  • Federación Peruana de Enfermedades Poco Comunes: http://fepepco.blogspot.com/
  • Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos: https://rarediseases.info.nih.gov/espanol/13055/prurito-acuagenico
  • Medline Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003217.htm
  • PIERINI, Adrián. Prurito en la infancia: https://www.sap.org.ar/docs/archivos/2001/arch01_2/171.pdf
  • Sánchez-Méndez. Prurito durante el embarazo: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1131-57682001000400002&script=sci_arttext&tlng=en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *